logo yo y mi maleta

Doce consejos para viajar a China

Transportes, idioma, moneda, compras, comida y seguridad


Pearl
Pearl Tower de Shanghái.

Estos doce consejos para visitar China te podrán resultar de utilidad si en tus planes está viajar a ese país asiático que, por diversos motivos, se ha convertido en uno de los destinos de moda.

1. Entrada en el país y visados

Al llegar al aeropuerto hay que pasar por la entrada de emigración. Está bien organizado, de forma que al salir del avión todo se encuentra claramente señalizado para que los viajeros puedan dirigirse a los mostradores. Hay 2 filas distintas, una para los pasaportes chinos y otra para los ciudadanos de otras nacionalidades. Un policía te comprobará el visado que deberás haber tramitado antes en España.

Sin visado solo se puede entrar, permaneciendo un máximo de 144 horas, si el destino final es un tercer país, para ello hay que presentar, además del pasaporte, el billete de avión que acredite que se va a continuar el viaje. Esta entrada sin visado únicamente es posible si se hace en los aeropuertos de Shanghái, Nanjing o Hangzhou y se va a visitar exclusivamente las provincias de Shanghái, Zhejiang y Jiangsu. Recomendamos consultar esta web del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Suponiendo que entres con visado, el procedimiento es muy rápido, no hacen preguntas y no suele haber problemas.

2. Taxis

Una vez fuera del aeropuerto, quizá pensemos en tomar un taxi. Nos encontraremos con que en términos muy generales no hablan en inglés, por lo que es conveniente llevar impresa en chino la dirección a la que nos vamos a dirigir. Se puede solicitar al hotel en que nos alojaremos que nos la envíe previamente (antes de iniciar el viaje) por correo electrónico.

Una idea que te aconsejamos es que en el momento de hacer la reserva de habitación contrates también que personal del hotel te vaya a recoger al aeropuerto, este servicio incrementará el precio pero te ahorrarás la espera por un taxi, los casi seguros problemas de comunicación con el conductor y que este os pueda engañar con el precio.

Una tercera opción, por ejemplo en Shanghái, es la de tomar el Maglev, un tren de propulsión magnética y alta velocidad que enlaza con el centro de la ciudad, alcanzando los 400 kilómetros por hora.

3. Metro

El metro es muy fácil de usar en Shanghái. Tiene rótulos en inglés, está muy limpio, es nuevo, rápido y el sistema que sigue es igual al que hay en las ciudades españolas que cuentan con este servicio. Los billetes se compran en máquinas y el importe depende del trayecto que se vaya a efectuar, pero en todo caso son muy baratos (por debajo de 1 euro). Por este medio te puedes desplazar por la ciudad y llegar a las principales atracciones. Tanto los mapas como los rótulos de las estaciones están también en inglés.

4. Idioma

El idioma puede ser una barrera porque en China apenas se habla inglés. En los hoteles un poco, pero el nivel del personal no es bueno, es básico, muy, muy básico, y a veces es difícil entenderles. Igualmente por su parte, no siempre comprenden lo que tratas de decirles. En comparación con otros países de su área geográfica, el inglés no es el fuerte de los chinos, así que es preferible que no tengas que hablar mucho con nadie porque no te van a entender.

5. Seguridad

Es un país muy seguro, puedes llevar la cartera en la mano por la calle porque nadie te va a robar absolutamente nada. En su cultura el robo está muy mal visto, además hay bastante policía. Tanto en el metro como en la calle desplázate con toda confianza, lleva tu cámara de fotos, tu bolso, joyas etc. sin preocupaciones.

6. Comidas

La comida es muy diferente a la que ofrecen en Europa los restaurantes chinos. Allí no se encuentran platos como arroz tres delicias o rollitos primavera, eso en China no existe. Comen mucha carne, mucho arroz, claro está, pescado no tanto y bastantes verduras. Los vegetarianos deberán tener cuidado, ya que, en general, usan aceite de pescado, con lo que el plato deja de ser vegetariano. En la mayoría de restaurantes las cartas tienen fotos, así que aunque estén escritas en chino puedes señalar lo que deseas tomar. También es común que te den junto con la carta un papel con una lista de todos los platos para que señales con una cruz los que desees pedir.

Como en otros países asiáticos, hay muchos puestos de comida en la calle, pero no tienen la misma higiene que se aprecia en zonas vecinas, como Tailandia, por lo que no ofrecen demasiada confianza. Realmente resulta algo arriesgado comer en ellos.

7. Compras

compras
Pekín, Shanghái, Hang Yao y Shenzhen tienen los principales mercados de artículos falsos.

Si quieres ir de compras, dependerá un poco de lo que busques. En aparatos electrónicos encontrarás los mismos precios que ya ofertan portales chinos en Internet. Lo que mucha gente compra, y que no hay tanto en Europa, son falsificaciones de productos de primeras marcas. Pekín, Shanghái, Hang Yao y Shenzhen tienen los principales mercados de artículos falsos, siempre con diferentes calidades que los chinos identifican con letras. Lo cierto es que están muy bien hechas, pero deberás tener cuidado de no comprar varios objetos del mismo tipo (por ejemplo, 5 bolsos, 5 carteras), ya que al regresar podrías tener problemas en la aduana.

Al llegar a Europa probablemente te abran la maleta, pero si has comprado de forma prudente y procuras disimular ese producto falso que te traes, pasarás sin más. Ten especial cuidado con las marcas francesas (Chanel, Vuitton y otras), porque hay más riesgo de que te multen.

8. Salir de noche

calle de Shangái
Una calle de Shanghái.

Si piensas en salir de noche, verás que hay muy buen ambiente, si bien deberás tener en cuenta que los chinos empinan bastante el codo y tienen cierta tendencia a acabar borrachos. A los nativos les encanta salir, hay muchas discotecas en las ciudades grandes, algunas de ellas con mayor presencia de extranjeros, y es aquí donde tendrás que poner en marcha tu cerebro y guardarte tu ego: a los foráneos nos ven como «una cartera con piernas», de forma que te encontrarás que las mujeres o los hombres (depende de tu sexo) se te acercarán sonrientes y uno tras otro. No, no estás ligando como un descosido o descosida, simplemente desean pasar un rato a costa tuya.

Para los chinos es importante la relación social y el dinero, por eso cuando ven un extranjero occidental enseguida lo relacionan con buena disponibilidad económica y, por lo tanto, esa persona es un «buen partido».

Los locales en los que hay más turistas están decorados y tienen un aspecto similar al habitual en las discotecas de España. Estos son los más recomendables si quieres probar la noche en este país.

9. Internet y teléfono

No hay ningún problema para llamar por teléfono y tu móvil funcionará allí perfectamente. También es habitual que exista wifi en los hoteles y en los restaurantes, sobre todo a los que van los extranjeros.

Hay que tener en cuenta que Google está bloqueado, por lo que no funcionan Google Maps, Gmail, Youtube ni muchas páginas web de noticias. Lo mejor es llevar un programa de VPN para simular otra IP, o utilizar alternativas como Yahoo. Los chinos utilizan mucho Weibo, que es una aplicación similar al Facebook.

10. Ropa

No podemos aconsejarte qué ropa puedes llevar dado que China es muy grande y dependerá de la zona a la que vayas. Si estás en Hong Kong, por ejemplo, notarás que hay mucha humedad y en verano hay bastantes tormentas; si vas más hacia el norte, el clima es totalmente distinto. Las regiones están tan distantes que en la práctica es como si estuviéramos comparando el clima de Suecia con el de Tarifa.

11. Desplazamientos internos

Para desplazarse dentro del país lo mejor es el avión. Como China tiene unas dimensiones muy respetables, los viajes en tren son largos, y quienes los hacen son normalmente las personas con menos recursos. Los vuelos internos no son caros y los aviones que utilizan son, en cuanto a calidad, como los EasyJet, por poner un ejemplo.

12. Moneda

A los chinos les encantan sistemas como Apple Pay y Google Pay. Utilizan mucho una aplicación que se llama Wechat, que es como el WhatsApp pero también puedes pagar con ella. Ten cuidado porque la VISA no funciona en muchísimos sitios; la American, casi en ninguna parte. Lo mejor es usar dinero en metálico, para ello se cambia en el aeropuerto o en los hoteles, o también retirarlo de los cajeros automáticos (igualmente en el aeropuerto o en los hoteles) en moneda local. En este caso, las máquinas sí admiten VISA. Además, nada más introducir la tarjeta, los mensajes aparecen ya en inglés, con lo cual resulta fácil la operación.

Esperamos que estos consejos te resulten útiles. ¡Buen viaje!


¿Buscas un restaurante?

Lee nuestras opiniones sobre muchos locales de España y de otros países


AVISO LEGAL

Copyright SPIRALES EDITIONS © 2019 · Todos los derechos reservados· yoymimaleta.com