logo yo y mi maleta

Doce consejos para viajar a Vietnam y Camboya

Aclaramos tus dudas sobre tarjetas, moneda, seguridad, medicamentos, idioma y comidas


Hue
Ciudad Imperial de Hue.

Como se comenta en otras páginas de este sitio, no vamos a entrar en detalles de qué puedes visitar en Vietnam y Camboya, ya que seguro que encuentras otras web que te proporcionan información interesante sobre monumentos, referencias arquitectónicas, historia, rutas y demás. Daremos, sin embargo, unos consejos útiles para viajar a esos dos países.

1. Tarjetas de crédito

En general en Vietnam y Camboya las podrás usar en muchos sitios (sobre todo VISA), aunque los vietnamitas recurren a veces a cierta picaresca, como decir que no tienen terminal TPV o que está estropeado. En este último caso no dudes en exigir que te lo enseñen y probar a ver si realmente no funciona o, por el contrario, cuando introduzcas tu tarjeta realizará el cobro. Esto último sucede, así que ya sabes, insiste para hacer la prueba.

2. Moneda

Lleva dólares o euros, o ambas cosas, y cambia pequeñas cantidades. Los precios son económicos y al disponer de una suma reducida de moneda local evitarás el riesgo de regresar con ella, puesto que en Occidente no sirve de nada.

3. Visados

Si realizas el viaje combinado Vietnam-Camboya, muy habitual en los circuitos turísticos, la agencia de viajes te proporcionará una «carta de invitación» que deberás presentar cuando entres por segunda vez en el país.

Al llegar a Vietnam por primera vez, es decir, en el vuelo que te lleva desde España (con escala en Turquía o en otro estado), tienes que acceder directamente a la zona de control de pasaportes sin necesitar visado ni enseñar la citada carta. Al sellarte la entrada en el pasaporte te pedirán en un inglés casi irreconocible el billete de regreso a España. Oirás algo así como «ike, ike», lo que significa «ticket, ticket», es decir, el billete de regreso. Les sirve para comprobar cuántos días estarás en el país. Una vez se lo muestres, te sellarán la entrada.

Los policías de aduanas no son muy simpáticos, al contrario que el resto de vietnamitas, así que no esperes una acogida muy calurosa.

Hoi An

Si pasas a Camboya, el visado en este país lo harás en el mismo aeropuerto al llegar. Deberás rellenar un formulario que un funcionario reparte en la misma terminal entre los viajeros, por tanto ve atento y busca a alguien repartiendo un papel. El procedimiento es muy sencillo, te piden la dirección en Camboya (el hotel al que vas) y tus datos personales.

Cuando vuelvas a pasar de Camboya a Vietnam es cuando tendrás que entregar, en lo que es la segunda entrada en este último país, la «carta de invitación» que te dieron en la agencia y tramitar el visado. Para ello tendrás que entregar un formulario cubierto, que también te proporcionarán en la agencia de viajes (es preferible que lo rellenes en España con la ayuda del agente de viajes). No olvides hacerte 3 fotos de carné (o alguna más por si las pierdes) y el dinero en dólares. Pregunta antes de iniciar el viaje el importe del visado y lleva dinero en billetes pequeños, en ocasiones simplemente no les da la gana de coger billetes grandes y dicen que no tienen cambio, aunque hayan cobrado previamente a otros turistas y tengan papel de moneda pequeña de sobra.

4. Seguridad

En general te encontrarás seguro en ambos países, quizá dé mejor sensación Vietnam, pero ambos son tranquilos. Guarda las precauciones normales que guardarías en cualquier otro lugar, procurando transitar por lugares que no estén desiertos.

Si te agobian ofreciéndote un tuk-tuk (motocarro) para llevarte al hotel, objetos de recuerdo o te sugieren algún restaurante, simplemente sonríe y niega con la cabeza. Será suficiente para que no insistan más.

Hanoi
Opera de Hanoi.

5. Salir

Observarás que hay un gran y sorprendente ambiente nocturno tanto en Vietnam como en Camboya, incluso en ciudades pequeñas. Pasear por ellas es muy agradable, pero ten en cuenta que hay mucha, muchísima prostitución, así que mira bien dónde te metes.

Como no solo de monumentos vive el viajero, no está de más dejar unas horas para ver las ciudades desde otra óptica. En Saigón toma la avenida que está justo en frente del Ayuntamiento, llegarás a un barrio mucho más cuidado, limpio y tranquilo, con buenos hoteles y restaurantes, museos y centros comerciales. Al final te reencontrarás con el río y la terminal de ferrys, con una terraza desde la que disfrutarás de una excelente vista.

En Hanoi reserva algo de tiempo para pasear por el barrio francés. Lo mismo que en Saigón, aquí podrás perderte por calles con edificios de aire europeo, entre los que está la ópera de la ciudad. En ambos casos, los citados barrios cambiarán tu concepto de las dos urbes.

6. Por libre o en viaje organizado

Si es la primera vez que vas te aconsejamos que lo hagas en un viaje organizado, te sentirás más seguro, sobre todo en los trámites de aduana, y tendrás un transporte a la llegada que te llevará a tu hotel, puesto que la cola de taxis en los aeropuertos suele ser bastante considerable, sin contar las dificultades de comunicación a causa del idioma.

Igualmente, a la hora de planificar rutas y visitas, siempre es mejor y más cómodo, al menos en un primer viaje, estar bajo una organización que te traslade, te proporcione un guía y a la que puedes acudir en caso de que exista algún problema.

Hombre

7. Comidas y hoteles

En los dos países se come sorprendentemente bien. Es cierto que en los viajes organizados al tener pactados menús en distintos restaurantes, los platos pueden ser muy parecidos, incluso los mismos, y llegue a hacerse algo cansino. En los ratos libres intenta probar en otros restaurantes, no son caros y la experiencia podrá ser muy buena.

Los hoteles son claramente inferiores a los españoles, a pesar de lo cual los de 4 estrellas suelen ser decentes y cómodos. Como es lógico, los hay mejores y peores, eso dependerá del mayorista (no de la agencia) que organice el viaje.

8. Idioma

No todo el mundo habla inglés, ni mucho menos. Los que lo hacen, por lo general, es a un nivel muy básico y con un acento un poco particular que a veces dificulta la comprensión. De todas formas, si tu inglés es elemental seguro que te desenvolverás en las cuestiones más simples. Poca gente habla francés.

9. Palillos o cubiertos

Si no eres muy hábil a la hora de comer con palillos o, por la razón que sea, prefieres hacerlo con cubiertos, no te preocupes, en muchos restaurantes (no nos atreveríamos a decir que en la mayoría, pero sí en muchos) te los pondrán, y si no los ves sobre la mesa, no dudes en pedirlos. Los camareros lo verán como algo normal.

10. Pañuelo al cuello

FoolMoon

No olvides llevar un pañuelo alrededor del cuello. Aunque en principio te parezca que te va a dar calor, en realidad lo usarás, y no sabes cuánto, para secarte el sudor, ya que el nivel de humedad es muy alto y la temperatura, también. Seguro que este será uno de los consejos que más agradecerás. Fíjate, por cierto, que los nativos también los usan, sobre todo en Camboya, así que donde fueres, haz lo que vieres…

No hay ni que decir que llevar gafas de sol y una gorra o sombrero es tan básico como llevar el pasaporte.

11. Lucha contra los mosquitos y otros

En tu maleta, y después siempre a mano, deberás llevar un repelente de mosquitos. Uno muy bueno es el Relec Extra Fuerte (tu farmacéutico te lo confirmará), además no es caro. Evidentemente, olvídate de echarte colonia, loción para el afeitado o cualquier agua perfumada, puesto que te convertirá en una diana para los insectos.

Otro medicamento imprescindible es el Fenistil, para que te lo apliques después de las picaduras. Seguro que más de una padecerás a pesar de las precauciones que tomes. Si te das cuenta de la picadura en el momento en que el insecto te pincha, échate AfterBite, llévalo siempre en el bolso o en la mochila. La diferencia con el Fenistil es que este es para aplicar cuando te quitas la ropa y compruebas que te han torpedeado sin que te hubieras enterado. El AfterBite es para el instante en que sufres la picadura. Es importante incluir, también, un antiestamínico en prevención de alguna reacción alérgica.

En Camboya procura dejar a los monos a su aire. Tienen malas pulgas y no les gusta que nadie se les acerque. En caso de que lleves alguna bolsa con comida no la sueltes ni de broma, los pequeños simios te la robarán y se comerán tu bocadillo tan tranquilos.

Mausoleo
Mausoleo de Ho Chi Minh.

12. Precaución en el mausoleo del «Líder»

En el mausoleo de Ho Chi Minh en Hanoi hay varias precauciones que debes tomar. En el caso probable de que entres con mochila tendrás que dejarla en una consigna. Si en ella transportas equipo fotográfico te lo examinarán y también deberás depositarlo.

Dentro del mausoleo hay que guardar silencio, no detenerse ante el cuerpo del «Líder», ni se te ocurra hacerle una foto con el móvil y anda ligerito para evitar que los militares te empujen para que te des prisa.

En la entrada principal, donde hace el relevo la guardia, hay una línea que no se debe traspasar bajo ningún concepto. Lo destaca una advertencia en inglés pintada en el suelo, pero te lo recordamos para que no te despistes.

Esperamos que estos consejos te resulten de utilidad, pero sobre todo que disfrutes de ese viaje, verás que es formidable, y que nos cuentes tu experiencia al regresar.


¿Buscas un restaurante?

Lee nuestras opiniones sobre muchos locales de España y de otros países


AVISO LEGAL

Copyright SPIRALES EDITIONS © 2019 · Todos los derechos reservados· yoymimaleta.com