logo yo y mi maleta

Cascada de As Hortas y Museo Viviente de la Miel

Se encuentran en la comarca de Arzúa, en el límite de las provincias de A Coruña y Pontevedra


Si os gusta la naturaleza y el cuidado del medio ambiente no os perdáis este viaje porque vamos a recorrer una ruta de senderismo llena de belleza y nos acercaremos a un museo donde ver cómo algunas amigas muy trabajadoras se encargan de mantener el equilibrio medioambiental.

Comenzamos con la propuesta para hacer algunos kilómetros por un sinuoso camino que nos conducirá a la bonita cascada de As Hortas. Se ubica en la parroquia de Dombodán, haciendo límite entre las provincias de A Coruña y Pontevedra, en la comarca de Arzúa. La forma más fácil de llegar es desde esta población tomando la carretera que lleva a Portodemouros.

Una vez en la aldea de As Hortas tal vez tengáis que preguntar por la cascada, ya que está indicada de una manera bastante discreta. Hay que dejar entonces el coche y comenzar el descenso por uno de los dos caminos, a la izquierda o a la derecha. Seguimos este último para introducirnos enseguida a través del bosque.

Llegado a un punto nos encontraremos con una barandilla de madera y algunos escalones que facilitan el descenso, a pesar de que de vez en cuando podremos toparnos con ciertos obstáculos que habrá que salvar para continuar el camino. El canto de los pájaros es todo lo que tendremos como acompañante en los minutos que dura la bajada, hasta que comencemos a escuchar el rumor de la caía del agua del pequeño río Saímes. Este discurre a los pies del Monte dos Muiños y hace de límite natural entre los ayuntamientos de Arzúa y de Touro.

Desde el mismo camino comenzaremos a otear la cortina de agua. Pero una vez abajo nos daremos cuenta de las sorpresas que nos depara la Naturaleza. El río desciende en una caída de 30 metros en 2 tramos desde el llamado Molino de los Agra, en el vecino ayuntamiento de Touro. Alrededor de la cascada se observan imponentes muros de gneis y cuarcita. Las gotas de agua salen proyectadas a metros de distancia, así que tened esto en cuenta los que queráis haceros una foto. Los más decididos podéis intentar cruzar apoyándoos sobre las piedras hasta la otra orilla, donde hay unas escaleras para continuar la marcha.

Río abajo se suceden pequeños saltos de agua y en una zona más profunda un viejo molino. Este es un lugar muy agradable para disfrutar de la vegetación, del frescor del ambiente y de la proximidad a la naturaleza.

Muy cerca de allí, en Portodemouros, podemos visitar un curioso museo. Aquí no solo hay objetos estáticos, sino también vivos, y muy vivos. Estamos en el Museo Viviente de la Miel. La entrada para particulares cuesta 2 euros e incluye una visita guiada en la que se explica la vida de las abejas, se accede a las salas de extracción; la de decantación, donde permanece en reposo durante unos 15 días, y la de envasado, y al taller del apicultor, observándose muy de cerca las distintas colmenas. Además hay visitas para centros escolares.

Este museo, completamente privado y sin ninguna ayuda pública, nació de la pasión de su creador, Isidro Pardo, por estos pequeños insectos. Actualmente está al frente del mismo Amparo Pardo, quien está muy interesada en concienciar de la importancia de las abejas en el ecosistema, de la necesidad de cuidarlas y de protegerlas.

La visita termina con una degustación de miel, que cuenta con la indicación geográfica protegida Miel de Galicia, que es una miel de bosque muy rica en encimas y que se beneficia de la calidad de los bosques gallegos.

El museo cuenta, además, con una tienda en la que adquirir diversos productos elaborados a base de miel. En la descripción del vídeo os dejamos la dirección de contacto por si queréis visitarlo y hacer la excursión que en este vídeo os sugerimos.

SABER MÁS


¿Buscas un restaurante?

Lee nuestras opiniones sobre muchos locales de España y de otros países


AVISO LEGAL

Copyright SPIRALES EDITIONS © 2019 · Todos los derechos reservados· yoymimaleta.com