logo yo y mi maleta

Cannes, algo más que cine

Dónde comer, qué hacer, qué visitar, compras y lugares próximos de interés


La vida de Cannes parece girar en torno al Boulevard de la Croisette, la larga avenida que va desde el Palacio de Festivales y Congresos hasta el Cabo de la Croisette, próximo a otro de los refugios de fantásticos yates, algunos de tamaños inimaginados para los más comunes de los mortales. Sin embargo, como en nuestra opinión Cannes es algo más que cine, vamos a activar nuestro interés por salir de las zonas más concurridas para descubrir otras áreas de la ciudad y lugares próximos con consejos de dónde comer, qué hacer y qué visitar en esta ciudad mediterránea.

Squares del 8 de Mayo 1945 y de Verdun

Cannes
Casco histórico de Cannes.

Caminando por el Boulevard de la Croisette, donde se encuentran algunos de los hoteles y restaurantes más lujosos y más caros de la ciudad, observaremos como a medida que dejamos atrás playas y chiringuitos (si es que así se les puede llamar) el nivel de turistas va decreciendo y, poco a poco, toparemos con cannois que caminan con sus perros, hacen deporte, pasean tranquilamente o se relajan sentados en un banco con las islas Lérins en el horizonte. El panorama cambia y todo se vuelve más pausado. Al final del citado Boulevard están dos remansos verdes, el Square del 8 de Mayo de 1945, al que siguen los muelles de yates, y el Square de Verdun, donde se encuentra el club náutico. Ambos son lugares agradables para salir, aunque sea por unas horas, de los torrentes de turistas que invaden otras calles de la ciudad.

Otra vista

Como estamos seguros de que te gusta andar y descubrir nuevos rincones (si no no estarías en esta web), te sugerimos que continuando el paseo anterior des la vuelta al Cabo de la Croisette por la Plaza Franklin Roosvelt. Descubrirás una carretera, con una excelente vista, que conduce a la playa Gazagnaire. Desde esa ruta tendrás otra imagen diferente de la isla Santa Margarita, del golfo Juan y de la costa cercana al Cabo de Antibes, que queda justo al este.

Barrio de apartamentos

Regresando por la Croisette por la acera de la derecha y pasado el Square del 8 de Mayo de 1945 verás la Rue Pasteur. No es que en sí misma tenga un gran interés, pero te permitirá ver una zona residencial de edificios de apartamentos donde hacen vida familias de la localidad. Al final llegarás al extremo de la Rue Antibes, la calle de compras por excelencia, si bien en esta parte es más calma. Podrás sentarte en algún café o restaurante, comprar una baguette en las concurridas panaderías y, en definitiva, respirar un ambiente bastante diferente al estrictamente turístico del centro.

Bocca, la playa popular

La Bocca
Playa de La Bocca.

Si la playa de la Croisette es la más glamurosa, la larguísima costa que comienza en el Puerto Viejo es la preferida por el público local. Recorriendo el Boulevard du Midi Jean Hibert te adentrarás en la parte costera del barrio de La Bocca. En sus arenales no tendrás problema para pasear, plantar tu sombrilla, tumbarte al sol con el ruido del mar como único sonido y, en conclusión, sentirte menos turista y un poco cannois. Además, cada tramo de playa tiene su chiringuito o restaurante por si necesitas beber o reponer fuerzas. Como comprenderás, Croisette y Bocca son caras opuestas. En esta última está «la realidad de la vida», nada de yates, como mucho un pequeño velero y las más económicas colchonetas…

La Castre

Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza de Cannes
Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza.

Desde el Puerto Viejo sube a pie hasta el Museo de La Castre y la iglesia Notre-Dame d’Esperance. Las calles se vuelven curvas pronunciadas, pero encierran pequeños locales muy agradables para tomarse una bebida lejos del mundanal ruido y soñar despierto ¡que estás en Cannes!

Mercado de abastos

Mercado de Forville de Cannes
Mercado de Forville.

El Marché Forville es un animado mercado situado en pleno corazón de la ciudad. Ve por las mañanas (cierra las tardes) para ver qué compran y qué comen los habitantes de Cannes. Saciada tu curiosidad, y quizá con algún queso, foie o salchichón en tu bolsa (aunque Francia es conocida por sus quesos, no dejes de probar los salchichones), recorre los pequeños bares que hay alrededor, especialmente los del lateral norte, más propios y menos turísticos, mézclate entre la gente, comparte las mesas (a veces barriles) que colocan en la calle y saborea algún vino de la región. En esa parte encontrarás Le Forville, Le Couloir y Le Val’my, todos ellos atendidos por gente amable y simpática.

En el lateral sur, en L’Atelier du Homard, tendrás la ocasión de degustar mariscos, con especial mención del lubrigante, preparados de diversas maneras y a un precio no muy elevado.

Boulevard Carnot

Para conocer más de la vida de los nativos y perder un poco de vista a los visitantes, sube por la Rue Jean de Riouffe hasta la Place du 18 Juin (a tu derecha quedarán las estaciones de autobuses y del ferrocarril) y sigue recto por el Boulevard Carnot, con sus bonitos edificios, colegios, centros administrativos, panaderías, restaurantes, hoteles, negocios de todo tipo y, básicamente, con muchísima vida. En la parte alta, a mano derecha, está el Jardín Botánico. Como comentamos en los apartados anteriores, esta amplia avenida, que desemboca en la vecina población de Le Cannet, te aportará una visión diferente y más particular de Cannes.

En las cercanías

Grasse
Centro de Grasse.

La gare (estación) incluye trenes y buses, y desde allí podrás plantearte hacer pequeñas excursiones a zonas próximas. Un viaje que te recomendamos es a Grasse, la ciudad de los perfumes. Allí se elaboran una parte muy importante de los perfumes que se venden en todo el mundo, en base a las flores, sobre todo amapolas, que crecen en las colinas. En tren son unos 30 minutos y en autobús, algo más. Vale la pena ver su casco histórico y visitar los laboratorios de las fábricas, que están en el mismo centro.

Teniendo la suerte de contar con un presupuesto que te lo permita, te recomendamos el restaurante del Casino Victoria, una gran muestra de la excelente cocina francesa. De todas formas, en el área de Grasse se acumulan muchos restaurantes de primera clase, varios de ellos premiados con estrellas Michelín. Además de fuente de perfumes, lo es también de cocineros de primera línea.

Cuando la idea se basa en no gastar tanto, bueno es buscar uno de los muchos restaurantes con menú del día. Quizá lo mejor sea optar por los que se encuentran fuera de la zona antigua.

Antibes
Mercado en Antibes.

Antibes es otra población muy interesante para visitar. Es del tamaño de Cannes, también cuenta con un elevado número de visitantes y una agitada vida nocturna en el barrio de Juan-les-Pins. Es muy agradable recorrer sus calles y plazas hasta salir fuera de la muralla y toparse con el amplio puerto deportivo.

Otras opciones, si todavía te quedan días para ello, son Niza y Mónaco. No tendrás problema para realizar en tren cualquiera de los viajes que te sugerimos. Los billetes son totalmente asequibles. Ten presente que en Francia es necesario validar siempre los billetes antes de subir a los vagones. Verás en las puertas de acceso a los andenes unas máquinas amarillas en las que tienes que introducir el cartón para que lo valide.

Hoteles

Los hoteles son más bien caros. Nuestra recomendación si quieres saber dónde dormir en Cannes es que no cojas ninguno que se encuentre a las afueras, puesto que dependerías de los horarios de los autobuses y te limitaría bastante los planes. De cualquier forma, en la vieja estación de autobuses, esquina de la Rue Georges Clemenceau con Place Bernard Cornut Gentille, tienes a la venta tarjetas válidas con diferentes períodos para subir en todos los buses urbanos.

Un hotel recomendable por su relación calidad-precio es el Okko, al lado de la estación de tren y de buses. Céntrico, limpio, personal súper amable, con desayuno incluido, ordenadores en la sala de estar, wifi gratuita; café, chocolate, infusiones y algunas bebidas gratis todo el día, y por las tardes un pequeño bufé que en teoría es un tentempié, pero con el que casi todo el mundo cena. Del lado negativo, las habitaciones son muy pequeñas y, lo peor, el piso que queda debajo del salón es muy ruidoso.

Puerto Viejo
Puerto Viejo.

Dónde comer

Os daremos algunas indicaciones para que sepáis dónde comer en Cannes sin pretender, desde luego, hacer una guía de restaurantes. No hay mucho problema para tomar algo sin meterse en grandes gastos. En Cannes hay muchos, muchísimos restaurantes italianos y también hamburgueserías de conocidas cadenas dónde comer a precios bastante contenidos.

Para carteras un poco más holgadas está Le Suquet, barrio antiguo y turístico y, por lo tanto, fuera de las recomendaciones de esta web. Es preferible ir hacia la otra parte de la ciudad. En la Rue Hoche hay bastante oferta (sí, también con muchos turistas, pero ambiente distinto a Le Suquet), casi todos son similares. Uno de los mejores y que te sugerimos por su alto nivel es Le Grain de Sel, cocina muy lograda y platos típicamente franceses.

En la misma calle y con concepto más casero, Bistro Brun, y Le Quintessence, más moderno y con aspecto de bar de copas pero con platos interesantes. Otra buena elección es el Bobo Bistro, 21 Commandant André, no muy lejos de los anteriores, con clientela más del tipo de Le Grain de Sel, pero con propuestas más simples y de precio posiblemente un poco inferior. Este es una opción estupenda para una comida o cena de tipo medio pero de calidad. En 13 Square Mérimée, frente a la iglesia de Notre-Dame, À la Potinière, local agradable, con buenos productos provenzales y también la siempre accesible comida italiana.

Más glamuroso es La Môme, 6 Rue Florian, muy chic, servicio profesional pero resultados un tanto irregulares. No se corresponde con la muy buena imagen que da.

No muy lejos de los anteriores, en una perpendicular casi al final de la Rue d'Antibes está La Brouette de la Grand-Mère, muy típico, con menú fijo (solo abre para cenas) y con pocas mesas, por lo que es necesaria la reserva.

A tener en cuenta lo mencionado anteriormente en cuanto a restaurantes de la vecina ciudad de Grasse. Repetimos que estas son solo algunas sugerencias, aunque seguro que el viajero encontrará otros muchos y buenos locales en Cannes.

Qué comprar

La moda francesa será seguramente una tentación, pero como no nos vamos a meter en cuestiones complicadas seremos algo más simplones para recomendar zonas de compras. Al margen de lo que el mercado de Le Forville te ofrece (embutidos, quesos, por ejemplo), no pases por alto las heladerías de la Rue Félix Faure; siguiendo en tono dulce, en la Rue Antibes están dos enseñas inevitables, Le Nôtre y La Durée, la primera con sus reconocidos chocolates y la última con sus no menos famosos macaron.

En otro ámbito te proponemos que pruebes las buenísimas conservas de La Belle-Iloise, la tienda está en el 19 Rue Meynadier, donde se encuentra el comercio más tradicional. Algunos días de la semana tienen degustación, así que no te la pierdas.

Alguna cosa más

Seguramente te propondrán un viaje a las islas Lérins. Son 2, Santa Margarita y San Honorato, y en sí mismas no tienen gran cosa de interés, como no ser la curiosidad de ver la supuesta celda del hombre de la máscara de hierro en la primera de ellas. La travesía es barata y lo más agradable es el hecho de hacerla en un catamarán.


¿Buscas un restaurante?

Lee nuestras opiniones sobre muchos locales de España y de otros países


AVISO LEGAL

Copyright SPIRALES EDITIONS © 2019 · Todos los derechos reservados· yoymimaleta.com