logo yo y mi maleta

Valbonne Sophia Antipolis, la tranquilidad del interior

Esta pequeña población creció en torno a una antigua abadía. Hoy ofrece a sus visitantes un ambiente de relax a tan solo 6 kilómetros en línea recta de la costa


La Costa Azul es sobre todo famosa por las poblaciones que lindan con el mar, pero hacia el interior cuenta con pueblos muy bonitos, entre los que se encuentra Valbonne. También conocida con el segundo nombre de Sophia Antipolis, esta comuna de la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, pertenece al distrito de Grasse y tiene una población de 13.000 habitantes.

A pesar de estar en la sierra, dista del mar solamente 6 kilómetros en línea recta. Se ubica en un terreno que asciende desde el Mediterráneo hasta los Alpes nada menos que 1.800 metros en tan solo 50 kilómetros. Es una localidad con mucho encanto y personalidad, con calles que conservan un aire medieval y que aparecen trazadas en perpendicular, contrastando con el gran polo tecnológico de Sophia Antipolis que se encuentra a las afueras.

Ha crecido en torno a la abadía y monasterio de la orden de Chalais, que se levanta en la parte baja, justo al lado del nuevo ayuntamiento, y es el monumento más importante para visitar en Valbonne. Es de estilo romano-gótico y tiene sus orígenes en el siglo XIII, pero fue a comienzos del XVI cuando el pueblo se fue desarrollando habitado por colonos. En el interior de la abadía están el Museo de la Herencia, una iglesia del siglo XIII y la capilla de San Bernardino. La torre del campanario fue reemplazada en 1854. En sus paredes hay curiosos rastros, como los huecos que hacían de librería de los monjes.

Lo que diferencia a Valbonne de otras poblaciones provenzales es su construcción en cuadrícula y de forma rectangular, tal vez a imitación de los campamentos romanos. Las casas originalmente no tenían puertas al exterior del pueblo, formando así una especie de muralla. En sus estrechas calles se observan las construcciones típicas con muchas tiendas y restaurantes de todos los tipos.

El punto neurálgico de Valbonne es la plaza de las Arcadas, un recinto del siglo XVII con soportales, que sirve de lugar de encuentro para los vecinos y también como zona de descanso para los turistas. Es una plaza en la que es fácil encontrar dónde comer en sus distintos restaurantes y terrazas.

A escasos metros se encuentra el antiguo ayuntamiento, en el que llama la atención el campanario del siglo XIX y, sobre todo, la fuente de agua en la que abrevaban los caballos, uso al que estuvo destinada hasta mediados del siglo pasado.

Valbonne invita al paseo por el centro de la villa, dejándose llevar entre sus casas-muralla con las contras de color pastel y sus calles en ligera pendiente y perfectamente conservadas. Es un lugar ideal para relajarse y perder unas horas de vista el ajetreo de las vecinas poblaciones costeras de la Costa Azul.


¿Buscas un restaurante?

Lee nuestras opiniones sobre muchos locales de España y de otros países


AVISO LEGAL

Copyright SPIRALES EDITIONS © 2019 · Todos los derechos reservados· yoymimaleta.com